Besos Despojados

Tu lírica nace en la sombra y crece en la tiniebla, entre juncos y pantanos. Desde lo más profundo de la noche sumergida, sobre el agua ondulada por la brisa, emergieron, amputados, tus senos plateados por la estela de la luna. Así flotaban los restos de un naufragio. Abajo, en el fondo abisal, donde anidan los gestos y las palabras, entre oquedades de coral y la amenaza de peces extraños, quedaron inertes, besos despojados de deseo y abrazos desmembrados.

Ir arriba